La Feria del Libro de Bogotá

en su trigésimo segunda edición tuvo como país invitado a Colombia, un hecho que causó polémica pero que tiene una connotación bastante profunda, pues se hace para celebrar el bicentenario de la independencia del país. Uno de los objetivos era darle visibilidad a aquellas comunidades que se han visto oprimidas a lo largo de la historia. Por ejemplo, las mujeres.

 

La participación de las mujeres en la FILBO se dio mediante distintos roles como conferencistas, moderadoras, escritoras, talleristas, e incluso cantautoras. Sin embargo, en esta edición de la FILBO, según datos del periódico El Tiempo, solo el 28% de todos los eventos contaron con la participación de al menos una mujer. En Ahora Les Toca A Ellas se mostrarán algunos de los espacios en los que las mujeres participaron, y se expondrán diferentes puntos de vista acerca del rol de la mujer en distintos ámbitos.

Madre solo hay una

 

Uno de los aspectos con los que más relacionan el hecho de ser mujer es el rol de ser mamá. Es un proceso exclusivo del género femenino que involucra elementos que pueden ser analizados desde la literatura como la vida sexual, el embarazo y la crianza. Actualmente, hay diversos libros que hablan de la maternidad desde un punto de vista científico y técnico. Sin embargo, son pocos los que hablan de este tema desde el punto de vista literario, lo que permite abordarlo desde una perspectiva más íntima y humanizada.

 

Tatiana Andrade es una de esas pocas mujeres que se atreven a hablar de ese tema desde la experiencia propia. Estudió literatura en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia y tiene un posgrado en guion en Buenos Aires, Argentina. Tatiana estuvo presente en la FILBO con su libro La vida láctea, en el que cuenta los distintos retos a los que se tiene que enfrentar una mujer a la hora de ser mamá. Este libro lo escribió teniendo en cuenta los diferentes prejuicios a los que se enfrentó por ser madre a los cuarenta años.

 

Andrade expuso su punto de vista sobre la participación de la mujer en la Feria, en la literatura en general y de la temática de su libro.

Otro punto de vista importante es el de la periodista y escritora colombiana Patricia Lara Salive, quien estudió Licenciatura en filosofía y letras en la Universidad de Los Andes de Bogotá, Colombia, y fundó en 1994 la revista Cambio 16. Además es columnista de El Espectador y El País de Cali. Desde una perspectiva diferente a la de Tatiana Andrade, Lara narra la historia de Estrella, una niña que se empeña en buscar a su padre que estuvo ausente desde su nacimiento, pues su madre, Verónica, fue madre por inseminación artificial. La periodista también refleja lo difícil que es ser madre soltera y explora los distintos imaginarios y estereotipos que tiene la sociedad con respecto a las mujeres.

Comunidades femeninas oprimidas

 

Algunas mujeres son víctimas de discriminación y prejuicios, ya sea por parte de los hombres o incluso de otras mujeres, por el hecho de representar a una comunidad históricamente  excluida.

 

Tal es el caso de Sulma Manco, trabajadora sexual que estuvo presente en la FILBO con su libro Profesión Prostituta con el que pretende exponer las duras condiciones que llevan a una mujer a ejercer la prostitución, además de romper con mitos y prejuicios alrededor de esta profesión. A pesar de no ser escritora, tuvo su espacio en la feria para promocionar su libro.

Por otro lado, Elizabeth Castillo es una escritora y activista que hace parte del movimiento LGBTI y estuvo presente en la Feria con su libro No somos etcétera, que hace un recuento de lo que ha logrado el movimiento LGBTI desde la década de los años noventa hasta la actualidad. Con esta obra, se le da visibilidad a una comunidad que ha ganado protagonismo en los últimos años, y da cuenta de la diversidad temática que estuvo presente en esta edición de la FILBO.

 

Castillo dio su opinión acerca del proceso editorial en Colombia y lo difícil que es vivir de la escritura.

Además de escribir libros, Elizabeth lucha por los derechos de su comunidad desde la política. Castillo es abogada de la Universidad de Caldas en Manizales, Colombia, y fue candidata al senado por el Partido Liberal en el 2014 para promover la igualdad de derechos. Además, en el 2003 fundó el Grupo de Mamás Lesbianas de Bogotá, que busca mejorar la calidad de vida de estas mujeres. Elizabeth es un ejemplo de que desde la política también se puede trabajar por los derechos de las mujeres y su visibilidad.

Otro ejemplo de representación de las mujeres en la política es María José Pizarro, representante a la cámara por la coalición Decentes y copresidenta de la Comisión de Paz. Pizarro estuvo presente en la Feria del Libro y expuso su opinión sobre el rol de la mujer en este tipo de eventos y en la literatura.

Desde la política también se puede

Galería

 

No solo es problema colombiano

El problema histórico de la exclusión de la mujer en ciertos ámbitos de la sociedad es una cuestión global, por lo que la FILBO también contó con la presencia de mujeres de otros países.

 

Ana Lavatelli es una escritora con más de treinta años de experiencia escribiendo cuentos para niños. Ganó el premio Andersen-Italia en 2005 y ha publicado con reconocidas editoriales como Norma, Alfaguara y Pasacalle; además, es miembro de la Asociación Italiana de Escritores de LIJ. Fue invitada a la Feria por la editorial Panamericana para hablar junto a Jean Paul Schutten y Jairo Buitrago sobre cómo contar la historia de la violencia para niños. Con su largo recorrido, ha sido testigo de cómo ha evolucionado el papel de la mujer en el mundo de la escritura.

En representación latinoamericana, la escritora mexicana Martha Bátiz también estuvo presente en la trigésimo segunda edición de la FILBO. Allí, mostró su libro Boca del Lobo, que narra la historia de un show de ópera sobre “Las bodas de Fígaro”. La mexicana tiene una larga trayectoria académica: estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Toronto y tiene un master en Literatura Latinoamericana y un PhD en el Departamento de Español y Portugués en la misma universidad.

 

Bátiz expresa su punto de vista acerca del rol de la mujer en la literatura y las dificultades que tienen a la hora de publicar. Además, recalcó que los protagonistas de sus libros son de género femenino.

Mujeres,

independientes en todos los sentidos

Por otro lado, para hablar de la mujer no hace falta ser parte de una reconocida editorial. Así lo demuestra Ana del Corral Londoño, escritora y poetisa colombiana que trabaja independientemente. Hizo presencia en la Feria para promocionar su libro Afelio. Además, Ana tiene un blog llamado “Desde el Fogón” en el que habla sobre diferentes temas desde el punto de vista femenino, su nombre se debe a la estigmatización que existe alrededor de la mujer y su rol de ama de casa. La escritora habló sobre la inexistencia de diferencias entre hombres y mujeres a la hora de publicar.

Feminismo puro

En Ahora les toca a ellas hablamos con Catalina Ruiz-Navarro, escritora presente en esta edición de la FILBO, y una de las feministas más importantes actualmente en América Latina. Con ella tratamos temas como el movimiento feminista en la feria, en la literatura en general y las tendencias machistas de algunos clásicos literarios.

La Feria del Libro de Bogotá ha hecho un intento por adaptarse a las nuevas dinámicas de la sociedad, en las que las mujeres reclaman la visibilidad y el protagonismo que merecen, a través de charlas, espacios, publicación de libros, etc. Sin embargo, aún no es suficiente, puesto que los números indican que las mujeres siguen teniendo menos participación que los hombres en este tipo de eventos.

© 2019 by Felipe Tavera, Martín Toro, Christian Coronado, Valentina Escobar & Valentina Sánchez

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now